¿Es recomendable apagar tu caldera en verano?

¿Es recomendable apagar tu caldera en verano?

apagar caldera en verano
apagar caldera en verano

Este es un tema de los más hablados entre los consumidores. Muchas personas son las que relacionan una caldera directamente con otoño y, sobre todo, invierno, debido a su naturaleza para proporcionar calefacción y agua caliente regular en un hogar con acceso a dicho aparato. Las dudas nacen cuando no saben si apagar la caldera en verano, pues, para muchos, es innecesario tener la caldera encendida, ya que no se utilizará la calefacción, aunque el agua caliente si que se demandará mayoritariamente.

En según que zonas, e incluso en ciudad húmedas o cálidas, hay gente que sigue usando su caldera en verano aunque solo sea para ducharse con agua tibia o caliente. En estos casos, la caldera simplemente nunca se apaga.

No obstante, ¿qué pasa si no usamos una gota de agua caliente?

¿Apagamos o no nuestra caldera?

Durante los meses de verano es lógico llegar a la conclusión de que, si no usas tu caldera, cuál puede ser el motivo principal por tenerla encendida, si se va a sustituir por el aire acondicionado, ventiladores u otros aparatos refrigerantes.

Indiferentemente de si la acabas apagando o no, tu caldera de gas necesitará de un mantenimiento constante si no quieres que cuando llegue el momento de usarla debas cambiarla por una nueva.

Mantenimiento de una caldera apagada

Inclusive si decides no usar tu caldera en verano, eso no quiere decir que no debas hacer un mantenimiento obligatorio de la misma, pues una cosa no excusa la otra.

Es importante que entiendas que su mantenimiento no tiene nada que ver con su uso.

Partiendo de los informes y etiquetas pegadas a nuestra caldera, estas nos marcan unas fechas inamovibles en las que siempre debemos estar pendientes, pues un técnico debería venir a nuestra casa para hacer la revisión pertinente.

Otro dato importante es que, aunque los elementos de la calefacción estén en reposo, haciendo que estos no se activen hasta que el termostato detecte actividad en los radiadores, es igual de importante mantener esos circuitos limpios y siempre al máximo de sus capacidades, ya que si no, con el paso del tiempo podríamos arrepentirnos.

Las averías no distinguen de estaciones, eso quiere decir que tu caldera de gas podría caer enferma tanto en invierno o en verano, indiferentemente de lo que haya sido usada durante esas fechas.

Una ventaja clara cuando realicemos dicho mantenimiento es que podremos saber el estado real de la instalación de gas, junto con todos sus componentes, cosa que nos daría una clara ventaja para prever posibles problemas futuros antes de la llegada del frío.

¿Es peligroso apagar nuestra caldera durante mucho tiempo?

Otra preocupación bastante extendida es el hecho de que si, al apagar nuestra caldera durante bastante tiempo, esta puede sufrir daños graves o dejar de funcionar.

Si bien ya hemos dicho que en una caldera de gas solo debemos hacerle un mantenimiento regular para evitar sustos o problemas graves, hay otro tipo de calderas, como las que se valen de placas solares, que sí requieren apagarse regularmente para no perder cantidades grandes de energía al no usarlas.

Otro caso evidente es si nos marchamos de viaje, pues tener la caldera funcionando es tan ineficaz como peligroso, pues si se produce algún problema como un cortocircuito, no estaremos en casa para evitar problemas mayores.

La respuesta a la pregunta planteada, es que nuestra caldera no quedará dañada si la apagamos, aunque siempre hay que tener en cuenta el tipo de caldera y su sistema térmico para estar totalmente seguros de no tener problemas.

 

 

Una de las ventajas de las calderas mixtas y en algunos equipos similares, por ejemplo, es que existe una opción llamada modo verano, que permite apagar la función de calefacción pero conservando el sistema térmico para calentar el agua sanitaria.

Sin embargo, en el caso de los radiadores, nunca se deben apagar durante el verano. Si el termostato está apagado, incluso con la caldera trabajando a baja intensidad, si empezásemos a abrir y cerrar los radiadores arbitrariamente, podríamos dañar seriamente el mecanismo de mando y las válvulas del mismo. Lo único que tendremos que vigilar es que no se produzcan goteos o pérdidas pequeñas.

Si tu vivienda está situada en un pueblo de montaña o interior donde el frío es especialmente intenso, no esperes a encender tu caldera llegado el cambio de temperaturas, pues a lo mejor el agua del circuito de la caldera se ha congelado y no podrás disfrutar de calefacción o agua caliente.

Si bien muchas calderas cuentan con dispositivos antihielo y heladas, asegúrate siempre de que estén activos.

En definitiva, apagar tu caldera en verano dependerá de todos los factores que hemos comentado, siendo recomendable hacerlo cuando se utiliza un sistema con placas solares (las cuales generan un gasto permanente de energía) o si sales de viaje durante varios días. Por el contrario, en los sistemas convencionales no habría mayor problema si la calefacción está activada durante el verano, o si la caldera lo permite, apagar únicamente la parte de calefacción dejando el agua caliente sanitaria.

 

En Warmhaus, recomendamos contar con un instalador profesional para gestionar y garantizar un correcto mantenimiento de la caldera, asegurando así la durabilidad del equipo y su correcto funcionamiento.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 900px;}