5 Mitos falsos sobre calderas de condensación

5 Mitos falsos sobre calderas de condensación

caldera de condensación opiniones
caldera de condensación opiniones

En la actualidad, las calderas de condensación son dispositivos usados con frecuencia en los hogares, debido a las múltiples ventajas que ofrecen este tipo de aparatos. No obstante, conforme más se usan las caldera de condensación, más opiniones y mitos surgen respecto a ellas, los cuales no suelen ser verdaderos.

Por ello, aquí conocerás todo acerca de estos mitos y las razones de por qué no son ciertos.

Caldera de condensación: Opiniones y mitos falsos

Estos son los 5 mitos falsos más comunes sobre este tipo de calderas:

La instalación de las calderas de condensación es complicada

En ocasiones, las personas dicen que la salida de los gases de las calderas de condensación, hace que su instalación sea algo complicada.

Pero, la única diferencia entre la instalación de este tipo de caldera, con una caldera convencional, es que se debe poner un desagüe destinado para los condensadores, siendo únicamente una conexión más de PVC.

Con relación a la salida de gases, estos dentro de las calderas de condensación son emitidos a temperaturas que se encuentran relativamente bajas, lo cual produce un vapor de agua. En algunas ocasiones y según la circunstancia meteorológica, dicho vapor puede ser visible, cuya forma es la de una columna de humo de color blanco (observada cuando sale al exterior).

De este modo, en este tipo de calderas se posibilita la extracción de los gases de manera directa a un patio ventilado. Solo será necesario tener precaución de localizar el terminal de salida del humo (en un lugar que no sea molesto).

Por otra parte, estas calderas pueden ser instaladas perfectamente en las instalaciones de calefacción antiguas. Siendo necesario llevar a cabo una exhaustiva limpieza del sistema de calefacción, usando únicamente un chorro de agua.

El mantenimiento y reparación de las calderas de condensación es difícil

Las calderas de condensación trabajan bajo el mismo principio de funcionalidad para la producción de ACS y para la calefacción de las calderas tradicionales, siendo la única diferencia el intercambiador primario.

El usuario tiene acceso desde el frente de la caldera, incluyendo el vaso de expansión, siendo fácil de limpiar o solventar un inconveniente que pueda presentarse.

Por ello, se puede decir que su reparación y mantenimiento es mucho más fácil que el de una caldera tradicional.

Fallan con mayor frecuencia

Este tipo de calderas llevan más de 10 años empleándose en una gran parte del territorio europeo, donde tiene el mayor rendimiento de las calderas de gas.

Se ha convertido en la única caldera que acata todos los requerimientos de bajas emisiones a la atmósfera, gracias a la tecnología implementada, la cual se basa en su funcionamiento para posibilitar su participación.

No se ahorra una gran cantidad de dinero en la factura de gas

Se ha demostrado que este tipo de calderas pueden alcanzar el máximo rendimiento, traduciéndose en ahorro económico en la factura de energía.

El ahorro oscila entre un 15-20% si se emplea un sistema de radiadores tradicionales y de hasta un 30% si se complementa este sistema con elementos que trabajen a una temperatura baja.

Como recomendación, para conseguir la optimización y el máximo rendimiento de las calderas de condensación, se puede llevar a cabo la regulación a través del uso de una sonda exterior. Se basa en captar la información de una sonda de temperatura que se ubica en la parte exterior de la vivienda y permite ser más eficiente con la temperatura del interior de la vivienda.

Con esto se consigue que la caldera pueda maximizar su rendimiento, y de esta manera asegurar que esta pueda funcionar por un periodo de tiempo más largo en óptimas condiciones.

Contaminan mucho

Diversos estudios estadísticos han demostrado que el impacto medioambiental del empleo de la energía dentro del sector doméstico, es el responsable de más del 25% total de las emisiones de CO₂ en la atmósfera.

Pero, las calderas de condensación tienden a reducir esa alta cantidad de emisiones al ambiente, al mismo tiempo que reducen el consumo de gas doméstico, por lo que se beneficia tanto al ecosistema como al bolsillo.

 

Estas son las opiniones y mitos más difundidos sobre la caldera de condensación, los cuales como hemos comentado, no son ciertos. Este tipo de caldera se considera una de las opciones estrella en las calderas de gas en cuanto a eficiencia y ahorro energético, además de ser cuidadoso con el medio ambiente.

 

Desde Warmhaus, como especialistas en calderas de condensación de máxima eficiencia, recomendamos siempre la consulta con un instalador profesional con el que poder asesorarte sobre cuál de los sistemas será el que mejor se adapte a tu proyecto, y garantizar así una experiencia y eficiencia idóneas.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 900px;}