Caldera de gas o termo eléctrico, ¿cuál elegir?

Caldera de gas o termo eléctrico, ¿cuál elegir?

caldera de gas o termo eléctrico
caldera de gas o termo eléctrico

A la hora de elegir el sistema que nos va a proporcionar agua caliente en nuestra casa, puede surgir la duda de escoger una caldera de gas o un termo eléctrico.

El agua caliente en el hogar es sinónimo de bienestar, ya sea que se utilice para asearse, lavar los platos o los alimentos, entre otras cosas.

Sin embargo, escoger el sistema que nos lo proporciona puede ser algo complicado, ya que se pueden encontrar múltiples opciones en el mercado, destinadas a generar agua caliente tanto para el agua caliente sanitaria como para el sistema de calefacción.

Por otro lado, existen equipos que cuentan con una instalación más sencilla o, por el contrario, más tediosa. Entonces, en este caso ¿cuál sería mejor, una caldera o un termo eléctrico? En realidad, todo dependerá de las necesidades de cada vivienda y los usuarios.

Mostraremos las ventajas y características de la caldera de gas y termo eléctrico. Además de otros aspectos que te ayudarán a determinar cuál es la mejor opción para ti.

Caldera de gas o termo eléctrico

Cuando se trata del agua caliente, algo que necesitamos durante todo el año, se puede conseguir de tres formas: mediante calderas, calentadores o termos.

Las calderas funcionan por medio de gas natural, gasóleo o fuentes renovables, y sirven para la calefacción y para proveer agua caliente. En el caso de los calentadores, éstos funcionan con gas natural, butano o incluso de propano, pero sólo proveen agua caliente.

Por otro lado, los termos no funcionan con gas, sino con electricidad, y al igual que los calentadores, sólo sirven para el agua caliente.

Para saber cuál es la mejor opción de acuerdo a las necesidades de cada usuario o vivienda, es necesario conocer las características de cada equipo y las opciones que estos ofrecen.

Características de una caldera de gas

  • Proporcionan agua caliente para el sistema de calefacción y ACS
  • La vivienda debe contar con una toma de gas y salida de humo dependiendo del tipo de caldera, por ejemplo, con las calderas de condensación
  • Se puede disponer del agua caliente a medida que se abre la llave del agua
  • El flujo de agua es continuo, gracias a que no requiere de un depósito de agua que puede vaciarse
  • El costo del consumo de agua suele ser mejor que el de un termo eléctrico
  • Su fuente de energía es el gas, gasóleo o fuentes renovables
  • Suelen ser de gran tamaño en general, por lo que se debe destinar un amplio espacio para su instalación. Aunque hoy en día también podemos encontrar diseños especiales de calderas pequeñas, que ocupan un mínimo espacio aportando las mismas prestaciones.

Si en tu vivienda requieres agua caliente además de la calefacción, seguramente tu mejor opción es una caldera de gas.

Características de un calentador de gas

  • Son similares a las calderas de gas, pero solo se encargan de proveer agua caliente sanitaria
  • La vivienda debe contar con una toma de gas
  • Comienza a funcionar de forma automática al momento en que se abre la llave de agua caliente
  • Cuentan con un tamaño más reducido que las calderas de gas y los termos eléctricos
  • No cuenta con un depósito de agua, por lo que el flujo de agua caliente es continuo
  • Dependiendo del modelo de calentador de gas, la cantidad de agua que se calienta puede ser mayor o menor
  • El costo de la factura es menor al de los termos eléctricos
  • Pueden calentar alrededor de 5, 10, 15 o más litros por minuto

En caso de que no requieras mantener la calefacción todo el tiempo, pero necesitas agua caliente sanitaria, se puede optar por un calentador de gas.

Características de un termo eléctrico

  • A diferencia de los calentadores o calderas de gas, los termos eléctricos cuentan con un depósito de agua
  • Sólo funcionan para producir agua caliente sanitaria
  • Su fuente de energía es la electricidad
  • La instalación de los termos eléctricos es más sencilla que los anteriores, ya que sólo requiere que se conecten a la corriente e incluir las tuberías de agua de entrada y salida
  • No funciona de forma automática, puesto que requiere que el agua dentro del contenedor se caliente
  • Una vez lleno el contenedor y el agua esté caliente, ésta sale de forma instantánea y su temperatura es constante
  • El flujo de agua caliente no es ilimitado, por lo que si se acaba deberemos esperar a que vuelva a calentar
  • Se pueden encontrar termos eléctricos de agua caliente de diferentes capacidades, ideales para cualquier tipo de necesidad
  • No requiere demasiado mantenimiento
  • Caben en cualquier lugar, ya sea de forma vertical u horizontal

Para las viviendas que no cuentan con una toma de gas, o en caso de que cuentes con una segunda vivienda en la que no estés habitualmente, el termo eléctrico podría ser una buena opción.

¿Qué opción es mejor, una caldera de gas o un termo eléctrico?

Ahora que conoces las ventajas y desventajas de la caldera de gas y termo eléctrico, es momento de decidir cuál sería la mejor opción.

Si nos fijamos en el precio de las calderas mixtas, encargadas de proveer calefacción y agua caliente sanitaria, es elevado comparado con los termos, costando alrededor de 1.000 euros o más. Por otro lado, los termos eléctricos cuestan alrededor de 250-300 euros.

Por otro lado, en cuanto a las tarifas de luz y gas, el gas cuenta con mayor eficiencia y su precio es mucho menor que la electricidad, lo que incidirá directamente en las facturas energéticas.

Por último, si nos fijamos en el espacio de instalación necesario, las calderas de gas son de mayor tamaño, de modo que el espacio donde se vayan a situar debe ser amplio, para que así el sistema se encuentre en orden. Mientras que los termos eléctricos, son más pequeños y fáciles de instalar.

En definitiva, todo dependerá de las necesidades de cada vivienda en particular. Si queremos un sistema que nos proporcione tanto calefacción como agua caliente sanitaria, una caldera es la mejor opción, mientras que los termos podrían ser la elección adecuada si solo queremos disponer de agua caliente, no disponemos de conexión al gas, o no la necesitamos de forma continua en el tiempo.

 

Desde Warmhaus, como especialistas en calderas de condensación de máxima eficiencia, recomendamos siempre la consulta con un instalador profesional con el que poder asesorarte sobre cuál de los sistemas será el que mejor se adapte a tu proyecto, y garantizar así una experiencia y eficiencia idóneas.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 900px;}