Calderas para calefacción y agua caliente

Calderas para calefacción y agua caliente

calderas para calefacción y agua caliente
calderas para calefacción y agua caliente

Es habitual, sobre todo si una vivienda no se sitúa en una zona cálida con temperaturas suaves en invierno, tener que decidir entre instalar calderas para calefacción y agua caliente (ACS), o un sistema que provea únicamente ACS. Esta decisión es muy importante en referencia a la eficiencia y confort que queramos disfrutar en la vivienda, y existen diferentes variables que harán decantarnos por uno u otro sistema.

En este artículo explicaremos los criterios a tener en cuenta para poder disfrutar de la opción más adecuada, ya que cada vivienda demandará diferentes necesidades de calefacción y agua caliente sanitaria.

 

¿Qué sistema de calefacción necesito?

Como comentábamos, exceptuando algunas zonas del sur de la península y cercanas a costas, donde las temperaturas en invierno son suaves, en el resto de zonas si se dará mayor importancia al sistema de calefacción de la vivienda, o un sistema que combine la calefacción con el ACS.

Los sistemas mixtos que proporcionan calefacción y ACS son la opción correcta en la mayoría de las zonas peninsulares, ya que requerirá únicamente una instalación, además de ofrecer una mejor eficiencia de la energía que consuma. Incluso en las zonas más cálidas, donde a veces existe mucha humedad en los meses de invierno, es recomendable contar con un sistema que combine los dos suministros.

 

Ventajas y desventajas de los sistemas de calefacción a elegir

Existen diferentes soluciones: calefacción y agua caliente sanitaria conjuntamente, solo ACS, o sólo calefacción. Veamos las características que tienen y como elegir la mejor opción.

 

Sistema mixto

Una de las ventajas que tienen las calderas para calefacción y agua caliente, es que necesitamos instalar únicamente un sistema, por lo que la inversión se reduce, al igual que el espacio físico demandado para ello. No obstante, al ser un único sistema, en caso de avería podría llegar a paralizar ambos servicios (aunque realizando un mantenimiento habitual es poco probable).

Esta función de suministro mixto suelen cumplirla las calderas y bombas de calor. En cuanto a las calderas podemos encontrar varios tipos, en función del combustible que utilicen (gas, gasoil, biomasa, electricidad) o el proceso de combustión que realicen (calderas habituales, calderas de condensación, etc.). Puedes ampliar esta información con una consulta sobre cuál es la calefacción más eficiente.

En el caso del agua caliente sanitaria será la propia caldera quien calentará el agua antes de su distribución a los diferentes grifos y duchas.

Estos sistemas ofrecen un mejor rendimiento y mayor eficiencia, ya que al tratarse de un único sistema, todo el consumo se realiza con el mismo equipo, pudiéndose adaptar a un suministro eficiente.

Sistema individual

Por otro lado, en el caso de los sistemas individuales, la desventaja estaría en el desembolso inicial, al tratarse de dos sistemas diferentes. Sin embargo, si se llegase a producir un fallo en alguno, no tendría por qué afectar al otro sistema.

Los sistemas individuales que puedes encontrar son: calentadores de gas, calentadores eléctricos o aerotermia, entre otros. Por otra parte, en función del uso de agua que se necesite, tendremos sistemas de agua instantáneos o por acumulación.

Los instantáneos calientan el agua cuando en el momento que se demanda. Los de acumulación, por el contrario, almacenan una parte del agua caliente y la preparan para su consumo, de modo que necesitará menos potencia cuando se demanda dicho suministro.

 

calderas para calefacción y acs

 

Calderas y suministradores para calefacción y agua caliente

Entre los diversos aparatos para calefacción como ACS, suministrándose de forma mixta o independiente que nos podemos encontrar están los siguientes:

 

Bombas de calor: Estos equipos pueden ser de tres maneras diferentes según de donde consigan la fuente de energía renovable que usen: las que usan la energía mediante geotermia (del subsuelo), mediante aerotermia (del aire), o mediante agua. Pueden suministrar de manera mixta o únicamente calefacción.

 

Calderas: Son los sistemas más comunes, por lo que podemos encontrarnos diversos tipos (calderas de gas, gasoil, biomasa, eléctricas). Al igual que las bombas de calor, pueden ser mixtas y suministrar tanto calefacción como ACS, o suministrar únicamente calefacción.

 

Calentador de gas: Entrando en los equipos que suministran únicamente ACS, los calentadores de gas permiten ofrecer agua caliente sanitaria adaptándose al tamaño del suministro de agua que se necesite. Podemos encontrar modelos que suministren agua a una vivienda pequeña, o modelos más grandes para espacios más extensos.

 

Aerotermia: Estos sistemas que proporcionan ACS toman como fuente de energía el aire del ambiente para calentar sus depósitos de agua, siendo un sistema eficiente de gran sostenibilidad.

 

Calentadores eléctricos: Para finalizar, para proporcionar ACS también podemos escoger la opción de los termos eléctricos, donde el agua se calentaría a través de energía eléctrica. Al ser la energía más cara, lo convierte en el sistema menos atractivo de la lista, sin embargo, también es el sistema más fácil de instalar (ya que no necesita instalarse a la red de gas o parecidos), y ofrece agua caliente instantáneamente.

 

Energía renovable en los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria

Actualmente existen numerosas innovaciones en eficiencia, rendimiento y diseño en cuanto a sistemas de calefacción y de ACS. Por ejemplo, podemos combinar el sistema de la vivienda a paneles solares (llegando a reducir el consumo hasta un 70%), o usar la aerotermia, o la geotermia para ganar eficiencia y a su vez reducir el consumo y las emisiones al medio ambiente.

Uno de los sistemas de calefacción más eficientes y que juntan estas posibilidades de máxima eficiencia, confort, rendimiento y sostenibilidad, son las calderas de condensación, ya que aprovechan el calor que desprende la combustión en vapor de agua para calentar el agua, consiguiendo un ahorro de hasta un 30% en el consumo de energía.

En Warmhaus recomendamos, dependiendo de las características de cada vivienda, que se opte por este tipo de sistemas con los que, si no se desea combinar con fuentes renovables, siempre podrás disponer de esa posibilidad de combinación por si interesase en un futuro, además de toda la eficiencia y ahorro que ya de por sí suponen tanto en calefacción como en ACS.

Entradas recientes

Elige eficiencia energética y confort en calefacción y agua caliente
div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 900px;}